Via Yahoo Finance.- Las empresas están acostumbradas a tener presencia en las redes sociales. Pero en muchos casos, y más si son pymes, su labor se reduce a Facebook o Twitter. Pocas firmas se atreven a penetrar en las herramientas sociales específicas de imágenes. Algo que como podremos ver es útil tanto para mejorar la marca como para dar salida a los productos. A continuación, 10 consejos para aprovecharse de Instagram, Pinterest y compañía.

Flickr, mejor de lo que la gente se cree
Con más de 90 millones de usuarios y 3,5 millones de imágenes subidas al día, Flickr es una institución en el mundo de la imagen. Su mayor pega es que no fue concebida como una red social en sus inicios. Y eso es algo que se aprecia en la escasa capacidad de viralización que tienen sus productos. Por eso siempre se ha dicho que esta plataforma es útil para imágenes personales y de profesionales de la fotografía. Pero eso no quiere decir que no sea útil para las pymes. El mejor ejemplo lo tenemos en las grandes empresas, que suelen utilizar Flickr como repositorio de sus archivos visuales. Quizá por ello, estamos ante un producto que es válido para dos millones de españoles. Esa cifra es muy buena para dar a conocer una aventura empresarial. Además, y sin ser una red social propiamente dicha, Flickr ayuda a los emprendedores gracias a lo bien indexados que están sus productos en Google, algo curioso ya que la firma es propiedad de Yahoo. Otros beneficios es que con la versión gratuita es más que suficiente para tener un catálogo óptimo. Y la última es que carece de imágenes de carácter industriales por lo que es ideal para cualquier empresa que quiera enseñar sus procesos de fabricación.

Pinterest, la sencillez por bandera
Apareció en 2010 pero su número de usuarios se acerca a los 80 millones. Es muy potente en los países anglosajones, aunque cada vez adquiere mayor importancia en el resto del mundo. Especialmente entre las mujeres, que suponen el 70% de sus clientes. Lo más interesante de esta red social es que se creó para compartir imágenes y eso se nota en su diseño. La facilidad con la que cualquiera puede subir fotos, catalogarlas y distribuirla entre los usuarios es superior a todas las demás. La viralización se consigue con hastags, etiquetas y el botónrepin, que recuerda al funcionamiento de otras redes como Twitter. Las pymes lo tienen muy sencillo para mostrar sus trabajos en Pinterest. Algo que ya hacen empresas grandes, sobre todo de moda, como Mango o Desigual. Todas estas ventajas originan que estemos ante el producto de estas características en el que más tiempo pasan sus usuarios, incluso por encima del que transcurre dentro de Facebook.

Instagram, ideal para la marca no tanto para el producto
300 millones de usuarios, 30 billones de imágenes compartidas, 2,5 billones de me gusta al día y 70 millones de fotos subidas a diario son la carta de presentación de esta red social que está diseñada para los dispositivos móviles. Y eso se nota. Su interfaz es muy sencillo y permite almacenar las referencias en segundos. Además dispone de herramientas sencillas de retoque fotográfico que ayudará a mejorar el producto final. Por todo ello,Instagram es la herramienta ideal para mejorar la imagen de marca de una empresa. Pero no lo es tanto si hablamos de colgar nuestra colección de catálogos. Y es que su mayor carencia (aunque la van corrigiendo) reside en la creación de catálogos específicos. Este problema la convierte en ideal para empresas como National Geographic, cuyas instantáneas no hace falta subdividirlas. Pero no es tan interesante si trabajamos con diferentes productos y queremos tener una representación individualizada de cada uno de ellos.

Flipagram, de la foto al vídeo
Para muchas empresas, colgar imágenes no es suficiente premio para enfocar una campaña de marketing en las redes sociales de imágenes. Les gustaría poder hacer lo mismo con presentaciones. Eso es algo que resuelve a medias Flipagram. Estamos ante una plataforma social que permite crear vídeos a través de nuestras fotos con sencillez. Además se pueden incluir comentarios y música lo que la convierte en perfecta para presentaciones de un producto o para enseñar cómo se ha fabricado un artículo. También puede ser interesante en la creación de vídeos que hablen de testimonios de clientes o para destacar catálogos de temporada. Por si esto no fuera suficiente, la aplicación (para todos los dispositivos móviles)permite interactuar con otras redes sociales y compartir nuestro trabajo en Facebook o Twitter.

500px, para profesionales
Nació en 2001 y en la actualidad cuenta con 10 millones de usuarios activos al mes. Al igual que Flickr, fue concebida como un servicio de alojamiento de imágenes, que era gratuito hasta un límite. Con los años se le han añadido detalles de red social pero lo más importante es que se trata de la mayor comunidad de fotografía del mundo hecha por y para los profesionales de la imagen. Eso la aleja del objetivo de servir de plataforma para las empresas pero es fundamental si nuestro sector es el de la imagen. A través de 500px, muchos autónomos tienen la posibilidad de enseñar su trabajo al mundo y de vender las mejores instantáneas.

DevianART, el escaparate de los artistas
Cerca de 30 millones de usuarios y 275 millones de obras es la carta de presentación de esta plataforma que está disponible tanto en PC como en smartphones Android e IOS. Al contrario que 500px, donde prima la fotografía en sí misma, DevianART es un espacio donde los artistas suben sus creaciones. Por eso es muy utilizado por fotógrafos, diseñadores, ilustradores, pintores, aunque también para profesionales de la artesanía en general e incluso escritores. Todos ellos se someten a las críticas del resto de usuarios, una característica que diferencia a esta plataforma del resto. A pesar de ello, su capacidad de viralización es muy reducida. Estamos ante otro espacio de alojamiento web que se ha ido modernizando y que es interesante para autónomos pero no para las pymes en general.

Fotolog, el rey de Sudamérica
Si usted es un emprendedor que está pensado en implantarse en algún país de Latinoamérica y piensa que con su presencia en Instagram y Pinterest tiene de sobra se equivoca. La culpa la tiene Fotolog, una red social para imágenes que tiene más de 33 millones de usuarios, y que es uno de los actores principales en el cono sur del continente americano. La principal característica de la plataforma es que es muy sencilla de utilizar. En pocos clicks se abre una cuenta y se cuelgan imágenes. La cosa cambia si hablamos de organizar nuestras imágenes en contenedores o catálogos. En ese caso, existen opciones más interesantes en esta comparativa. Lo que no es óbice para que Fotolog sea perfecta para dar a conocer una empresa o una marca.

Imgur, el colmo de la viralidad
Si quiere que se conozca su negocio y que su nombre suene por todas las redes sociales inimaginables… Aquí tiene la solución. Se trata de Imgur, una aplicación, disponible tanto para ordenador como para todos los smartphones, cuyo fin es conseguir la mayor viralización posible de las imágenes. Para ello permite subir una imagen y compartirla en el resto de opciones sociales. Una de sus ventajas, que también se puede convertir en problema, es que cuenta con una comunidad de usuarios prestos a comentar las instantáneas y a puntuarlas. El resultado de todo ello es lo que hace que Imgur coloque una foto más alta en sus cotas de popularidad o no. Quizá por eso en sus contenedores y catálogos se pueden ver muchas escenas graciosas y que buscan llamar la atención, más que iniciativas empresariales. A pesar de ello, es una opción a tener en cuenta si crece su popularidad. Aunque siempre con cuidado, no sea que una serie de comentarios negativos provoque el efecto no deseado en la imagen de marca.

PicsArt Photo Studio, mucho más que un Photoshop de bolsillo
Lo primero que alguien puede decir es qué demonios pinta un editor de imágenes para smartphonesen esta comparativa de redes sociales de imágenes. Y así de primeras puede que tenga razón. Aunque si le decimos que PicsArt ha superado a Instagram en Estados Unidos en cuanto a su número de descargas en Google Play, la cosa empieza a cambiar. Y si también comentamos que estamos ante una aplicación que mezcla el retoque fotográfico, pero que realmente es una red social, tenemos la explicación completa. Estamos ante una especie de Instagram mejorado. Las posibilidades de edición y de mejora de fotos es muy superior a su rivaly además cuenta con las herramientas habituales de las redes sociales (me gusta, etiquetas, comentarios, fans…). Eso sí, falla en el tema de los catálogos, lo que la hace perder punto ala hora de promocionar productos. Pero es válida para asuntos relacionados con la imagen de marca.

Photobucket, imágenes y vídeo para compartir
Estamos ante un hosting de vídeo e imágenes puro y duro, que con los años ha añadido opciones más sociales como compartir. Pero quizá sea la que es menos red social de todas las analizadas. Su principal ventaja son sus cifras. 100 millones de usuarios registrados y 10 billones de imágenes hablan mucho de su poder de convocatoria. Pero aquí acaban las virtudes para las empresas. Por ese motivo, es utilizado por particulares que cuelgan sus trabajos para que el resto de la comunidad los pueda compartir. Pero carece de herramientas de viralización, lo que no quiere decir que sea una opción también a tener en cuenta. Aunque en este caso solo sea por el número de usuarios y por la posibilidad de unir las fotos publicadas a la red social Pinterest.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here